• ++56 9 62093179
  • andesteam@gmail.com

Una carrera contra la mente #3aguasValdivia

Una carrera contra la mente #3aguasValdivia

Cuando comencé a nadar (2014) escuché un rumor de una carrera en aguas abiertas que se realizaba en Valdivia y en Febrero, pero como yo apenas  sabía nadar, nunca la tomé en cuenta.

Tres años después supe que unos compañeros de equipo habían intentado participar sin éxito… habían abandonado la Carrera. Ese fue el momento en el que decidí asumir el desafío deportivo mas grande en mi corta trayectoria de nadadora…. Llegar al mítico Tres Aguas.

En Diciembre (2017) me llegó la convocatoria para participar, nunca había leído en que consistía la Carrera, solo sabía que era muy difícil y que no todos eran capaces de terminarla.

En la convocatoria explicaban que este torneo se realizaría en tres etapas, 5000 o 3000 metros en lago, 5000 metros en mar y 5000 o 2000 en río. Inmediatamente me inscribí en todas las etapas nadando 5000 metros, la mayor distancia que he nadado seguida en mi vida. La mayor dificultad: Se nada sin traje de agua, porque los de verdad, no necesitan usar traje.

Cuando ya pude procesar la locura que había hecho, las inseguridades se manifestaron: como este año recién había entrado a trabajar, no entrené casi nada, no tendría tiempo para entrenar como corresponde, etc. Así que decidí que mi meta sólo sería terminar y que si me sentía mal o insegura, me retiraría.

Tomé la decisión de no contarle a nadie más que a mi mamá (mi fiel compañera, que me acompaña a todo y me anima siempre a mejorar) y cuando llegó el momento nos fuimos.

El 30 de Enero era el Congresillo Técnico donde daban toda la información y no llegué, teniendo que ir a ciegas a competir al Lago Ranco.

Etapa 1: Lago Ranco.

Al llegar, no sabía mucho que pensar ni que esperar, cuando se acercaba la hora de partir me puse tan nerviosa que pensé que iba a vomitar. Mi mamá me tranquilizó y distrajo, funcionó perfectamente. Me marcaron y de la nada, ya estaba dentro del lago esperando la partida, los primeros 3000 metros los hice sin ningún problema, me apoyé en una competidora que finalizó su Carrera en 3 km. Los últimos 2000 metros fueron una batalla por encontrar las boyas, por aguantar el frio, por omitir el dolor muscular y por no pensar tonteras, incluso pensé en retirarme… pero como tan pava para retirarme si prácticamente no me estaba pasando nada malo… Finalmente llegué al muelle y mi mamá me felicitaba a gritos porque había hecho un excelente tiempo para iniciar la competencia y por haber Ganado el tercer lugar y terminando en 1 hora y 22minutos.

Etapa 2: Cruce Niebla-Corral

Los momentos previos de esta competencia se pueden resumir en pocas palabras: miedo, derrota, inseguridad, nada bueno… El solo hecho de ver el recorrido ya te hacía dudar… mucho oleaje, agua muy helada y muchas corrientes…

Los nervios y la inseguridad se apoderaron tanto de mi que pensé en abandonar incluso antes de comenzar, afortunadamente mis amigas y competidoras, mi mamá y la gente de la organización me dijeron que lo hiciera, que era fácil (mentira). Momentos antes del marcaje, veo mi celular y habían muchos mensajes de apoyo, de fuerza y animo…todos sabían que iba a llegar…Algunos de los mensajes mas memorables fueron “Esta Carrera se termina a pura fuerza y cabeza, nada sin parar y piensa solo en llegar”(Juanito, mi entrenador de natación), “Eres una de las personas más Fuertes y locas que conozco, así que se que vas a llegar porque nunca has perdido contra ti misma” (Andrés) y “El sufrimiento es temporal, pero la gloria es eterna” (Karim).

Para comenzar la Carrera, nos subieron en unos botes para que nos tiráramos al agua, ahí abandonaron 6 personas. Nos dejaron 2 minutos en un agua tan helada que no sentía ni mis brazos ni mis piernas. Apenas nos dieron la partida, se me cerraron los pulmones y apenas podía respirar. Seguí nadando hasta que me di cuenta que estaba sola, en medio del mar y que no se veía el punto de llegada. Estuve a punto de ponerme a llorar de frio y frustración hasta que me di cuenta de que no iba a ganar absolutamente nada llorando y recordé los whatsapps de ánimo así que simplemente, seguí nadando.

Después de un rato, que para mi fueron mil años, divisé el punto de llegada y nadé con una gigantesca sensación de alivio. En la meta me esperaban mi mamá, la Corita, una frazada y una leche con Milo caliente. Llegue en 57 minutos y hubo 16 retirados en total. También obtuve el tercer lugar de mi categoría, afortunadamente todas llegamos muertas de frío, pero bien.

Etapa 3: Río Calle Calle

Finalmente, llegaba la ultima etapa de esta competencia, ya se podían sentir los Dolores en el cuerpo y el cansancio, pero no podía fallar en la última etapa.

Me dispuse a hacerlo lo mejor posible, el agua estaba calentita, nadábamos con corriente a favor, el circuito estaba un poco complicado por la navegación con las Corrientes, pero nada peor que la etapa anterior. Partimos todos juntos y me dispuse a nadar lo mas constantemente posible… al pasar la primera curva tuve la suerte de agarrar una corriente que me lanzó hacia la orilla y pude nadar con el camino despejado, al pasar por debajo de un puente (que me morí de susto porque estaba todo obscuro y yo juraba que me iba a comer un lobo marino) escucho la inconfundible voz de mi mamá y de Karim que me estaban alentando. Caminaron como 3000 metros a mi lado mientras yo nadaba. Está demás decir que los escuche todo el camino y me dieron mucha fuerza para seguir adelante. El resto de la Carrera estuvo excelente hasta que a 300 metros de la meta me da un calambre tan fuerte que me impidió nadar por un rato, los espectadores pedían un bote que me rescatara, mi mamá gritaba que terminara y que no viniera el bote y Karim casi se tira al agua a sacarme… Entre todo eso, yo pregunto cuanto queda y cuando me dicen 300 metros seguí nadando sin patear porque el calambre volvía… cuando llegue a la meta, todos me esperaron para felicitarme, abrazarme, darme la medalla y dar por finalizada esta maravillosa competencia que de seguro volveré a hacer. Termine mi tercera jornada en 1 hora y 16 minutos, nadando a 15 minutos el kilómetro… nunca había nadado tan rápido en mi vida.

Solo me queda agradecerles a todos los que estuvieron presentes, dándome animo y apoyándome en este hermoso proceso.

Ahora hay que enfocarse en el triatlón Olímpico, en el Titicaca, 21 km en la Maratón de Santiago y quizás 10km en el Caribe.

Lo que mejor aprendí fue a vencer a mi mente y saber que no hay límites para comenzar a hacer algo nuevo.

Michelle Batarse – Socia Andesteam

¡Comparte!
Jessica Medina