• ++56 9 62093179
  • andesteam@gmail.com

Regreso a Putaendo #15k

Regreso a Putaendo #15k

Esta sería la cuarta vez que participaba en esta prueba organizada por Latitud Sur.  Nuevamente repetí la prueba en su distancia menor, 15 kilómetros.

En esta ocasión, en que por circunstancias que no tengo del todo claras he participado en pocas pruebas de trail running este  año, volver a enfrentar los cerros de Putaendo tenía un sabor especial.

A esto se debe agregar dos situaciones que hicieron aún más especial mi participación. Por un lado, un día soleado y muy luminoso, aunque no excesivamente caluroso, que nos acompañó. Y por otra parte, un cambio significativo en el trazado de las distancias tanto de los 15 como los 30 kilómetros.

Juzgar estos cambios me ha costado bastante, ya que por una parte cualquier cambio en este tipo de pruebas implica un plus y una emoción adicional. (hay que entender que, al menos en mi caso, el trail tiene un componente especial de aventura). Pero por otra, el trazado tengo la sensación que perdió algo de dificultad, además de agregársele, aparentemente, al menos un kilómetro más de asfalto.   Tratare a continuación de dar una somera descripción de la ruta para que puedan juzgar.

El día comenzó temprano, ya que decidí partir ese mismo día  desde Santiago. El viaje transcurrió con tranquilidad,  llegando al parque con tiempo suficiente para  retirar el kit y conversar con algunos amigos mientras se encajonaba.

Al largar notamos el primer cambio, pues no bien salimos del parque viramos a la izquierda para tomar la ruta que en las versiones anteriores correspondía al regreso.  Por esta ruta asfaltada, se ascendía atravesando una población hasta llegar a la ya conocida  planicie de las esculturas, una zona con antenas, torres de alta tensión,  y algunas  obras que se podrían asimilar a esculturas. La subida con una pendiente persistente, pero abordable, se realiza combinando trote con caminata rápida, y dado el ancho de la calle no se generan tacos mayores.

Desde la planicie de las esculturas y por los siguientes 9 a 10 kilómetros, se recorre en sentido inverso lo realizado en años anteriores.  Para quienes recuerden el trazado original, se llegaba hasta aquel punto en el que luego de la subida abrupta del principio del cerro y su posterior bajada por el lado contrario, el camino giraba como en un pinche para comenzar un nuevo ascenso con un suave y persistente pendiente.  En ese punto, en esta ocasión,  nos sacaban del cerro a una calle asfaltada por la que se recorría aproximadamente un kilómetro para reingresar al cerro. Esta zona se realizaba siguiendo un sentido inverso al que se había seguido dentro del cerro.  Una vez dentro del trail nuevamente, el camino serpenteaba en un ascenso continuo que nos llevó de regreso a  la planicie de las esculturas, y de ahí al descenso normal de siempre.

Al enfrentar las últimas 3 a 4 cuadras del pavimento final, antes de llegar a la meta me siento feliz de haber participado de un bello día de deporte y recreación al aire libre.

 

Andrés Reisz – Socio Andesteam

¡Comparte!
Andesteam