• ++56 9 62093179
  • andesteam@gmail.com

Climbing Tour 4° fecha – Jesus Figueroa

Climbing Tour 4° fecha – Jesus Figueroa

Este año he corrido varios trail, de hecho, esta es mi segunda carrera en el circuito de Suzuki Climbing Tour.

El formato me gusta mucho. Los preparativos, el tener que trasladarse, correr entre cerros, con paisajes que a veces quitan el aliento. En fin, todo me resulta muy llamativo. Sin contar que puedes ver las maravillas que nos ofrece nuestro país y que normalmente no vemos o pasamos por alto.

Esta organización en particular tiene la vocación de convocar no solo a deportistas experimentados o iniciados, sino que a todo el que quiera subir “a su ritmo”. Eso se nota en el ambiente que hay en toda la carrera y en lo masiva que es (más de 1500 inscritos).

El lugar (El Alfalfal) es precioso y la ruta fue muy entretenida. Las lluvias del día anterior dejaron mucho barro y en los últimos kilómetros se pudo pisar nieve.

Las subidas pronunciadas y extensas no me vienen muy bien aún. Lo descubrí en Aguas del Ramón, en el trail nocturno de Latitud Sur. Pero subida tras subida, he ido fortaleciendo las piernas. Eso ayudó cuando ya en el kilómetro 2 cuando comenzó el ascenso progresivo.

Cerca del primer punto de hidratación (km 3) había un plano que, pese al barro (cruzamos un especie de caballeriza), dejó tomar fuerzas para la subida que venía y que no pararía por los siguientes dos kilómetros.

Antes de llegar a la primera meta (casi km 6), vino una bajada que disfruté mucho y que me permitió recuperar un poco de terreno.

Ya quedaba poco. Solo una subida de un kilómetro y casi 200 mts de desnivel me separaba de la segunda y última meta. Mientras subía, comenzaron los pensamientos que a veces me atacan: ¿Qué hago acá? ¿Quién me manda a inscribirme si no estoy preparado? ¿Para qué seguir si estás sufriendo?

No sé si les pasa a todos, aunque supongo que sí… Tenía muchas ganas de parar y descansar.

¿Cómo te sobrepones a esos momentos? ¿A estas pequeñas pruebas mentales?

Esta vez, sin pensarlo mucho, comencé a repetir una frase. Algo que me dijo Jorge alguna vez antes de una carrera: “No te guardes nada”. Y eso hice, traté de despejar la mente, tomar consciencia del entorno y de que aún tenía fuerzas. Y lo logré. Mantuve el paso y llegué en un tiempo que me dejó super contento.

La segunda meta, estaba nevada y el paisaje espectacular. Qué mejor que un doble premio: satisfacción por lo que aprendes del triunfo mental y físico y una vista de esas que quedan en la retina. 

Jesus Figueroa

Arriba

¡Comparte!
Andesteam