• ++56 9 62093179
  • andesteam@gmail.com

Sin categoría

Nuevos socios, nuevos desafíos : Mi primeros #5k

5k ¿Qué es eso?,  Hubiese sido mi pregunta hace un par de meses atrás, en Diciembre de 2016, las palabras entrenar, correr, maratón y unas cuantas más me eran absolutamente ajenas, no conocidas.

Hoy no es tanto más lo que se ha incrementado mi vocabulario deportivo, sin embargo puedo decir con gran alegría, he corrido 5K, ¡Siii lo hice! , fui capaz, pero es algo que no se hace solo, he tenido entrenadores que me han ido enseñando y aconsejando que hacer, compañeros que me motivan a dar un paso más y amigos que creen en mí y me incentivan a ir más allá.

Por consejo de un amigo llegué a Andes Team, y estoy agradecida.

El Domingo 12 de Marzo de 2017, será inolvidable para mí,  4 días antes había  cumplido 48 años y llegó el momento, me enfrento a mi primer desafio deportivo de la vida,  luego de aproximadamente 2 meses de entrenamiento, participé en la corrida Stgo21K, obvio que fui a la distancia menor, correr fue maravilloso, ver tanta gente que está deseosa  de competir, pero llenos de alegría,  dandose ánimos unos a otros y deseándose buena carrera, es algo muy especial, te llena el corazón.

Corrí 5K , logre llegar a la meta, me siento feliz, los  sueños se cumplen, más aún cuando hay muchas personas que te quieren y un equipo (ahora MI equipoAndesTeam  te apoya.

Fue mi debut,  y estoy confiada será la primera de muchas, con alegría, con respeto, con garra y con agradecimiento.

IMG_7391

Myriam Jorquera – SociaAndesteam 2017

La primera Vuelta de Dafna : Laguna Aculeo 2017

Como tantas veces he dicho, quien corre en Aculeo puede hacer cualquier cosa.  Mi hija Dafna ama correr y ha seguido un camino bastante razonable en las distancias que realiza.  Comenzó caminando en pruebas de 5 K cuando tenía alrededor de 12 años, y de ahí, al poco tiempo ya estaba corriendo con sus hermanos y conmigo en carreras de 10 kms.  Por mucho tiempo esas fueron las pruebas, y esa era la distancia límite.

Sin embargo, el año 2014 decidimos dar el salto y correr su primer 15 K en la Halfmarathon Scotiabank. La idea era dar el salto a la media maratón, lo que se hizo en el MDS de 2015.  De ahí hemos repetido la experiencia en diversas ocasiones y escenarios, siendo el último el Medio Maratón de Valdivia 2017, en enero recién pasado.

Pero ella, inquieta como es me pregunta si puede acompañarme en un Maratón (42.195 kms).  Mi respuesta siempre ha sido la misma: Primero debes correr bien los 21, después me vas a acompañar a Acúleo, y de ahí veremos.  Entonces la pregunta se convirtió en   ¿Cuándo voy a Acúleo? Finalmente le conteste: En la primera fecha de este año, el 11 de Marzo.

Para quienes no la conozcan,  la Vuelta a la Laguna de Aculeo es una prueba de autosuficiencia de aproximadamente 26 kms, que combina superficies de caminos de tierra y asfalto, con un desnivel muy variado, que circunvala la laguna de Acúleo. Es una prueba que tiene 26 años de antigüedad, que desarrolla 4 fechas cada año en los meses de Marzo, Mayo, Julio y Agosto.

Partimos el sábado temprano en la mañana acompañados de nuestros amigos Jessica Medina y Mauricio Quintanilla.  Al llegar allá, retirar el kit y saludar a los amigos de La Cofradía (así se autodenominan los corredores habituales de esta prueba).  Cerca de las 10, encajonamos y recibimos las instrucciones por parte de Rodrigo Salas.  Partida puntual.

Comenzamos. Procuro mantener un ritmo controlado. Sé que el exceso de entusiasmo en esta primera etapa, puede pasar la cuenta después. Dafna reacciona bien, pero le cuesta entrar en ritmo, tiende a apurarse o bajar demasiado su cadencia. Finalmente, después de unos 6 kilómetros, encontramos el ritmo que nos acomoda, y comenzamos a asumir una actitud de avanzar.

Para la sed llevamos nuestras mochilas con hidratante, para la energía algunos geles.  Para el cansancio, solo nos queda educar la actitud mental. Ese, probablemente, es el secreto de las carreras de distancia, y el aprendizaje que se debe adquirir en Aculeo.

Los participantes que alcanzamos o que van a nuestro alrededor la alientan. Esa es otra de las particularidades de esta prueba: Un ambiente de compañerismo entre sus participantes que dista mucho de la competitividad salvaje que se ve en otros eventos.

Cuando ya faltan algunos kilómetros para terminar recién vengo a mirar el reloj. Llevamos un excelente tiempo, y sentimos que el cuerpo nos acompaña bien. No hay molestias, ni un cansancio extremo.  Comenzamos a imaginariamente degustar las hamburguesas que nos esperan en la meta.

Entrando a la calle que conduce al camping Los Aromos y a la meta, empiezo suavemente a apurar el paso, Dafna a mi lado reacciona manteniéndose a mi lado. La progresión va en aumento, y ella firme se mantiene allí. Un pique final y cruzamos la meta en 2:58:19. Estamos felices, la experiencia ha sido todo un éxito.

Una Entrevista

Para poder compartir su experiencia de primera fuente, le hago algunas preguntas y comparto sus respuestas tal cual las da:

¿Por qué quería correr en Aculeo?

Porque me hace bien correr, y porque me gusta ir a esa carrera

¿Qué es lo que más te gusto?

Que había hamburguesas en la meta.  Es un lugar bonito. Y me gusta mucho correr con mi Papá.

¿Cómo te sentiste?

Me sentí bien, contenta. Un poco cansada

¿Hay algo que no te gusto de la carrera?

No.  Todo estuvo bonito.

¿Te gustaría hacerla de nuevo?

SI.

 

Andrés Reisz – Socio Andesteam

Volver a la Laguna de Aculeo #26K

Volver  este 11 de marzo a la Primera Fecha de la Vuelta a la Laguna de Aculeo, tras 2 años, fue pura casualidad. Después de 14 meses lesionada, recién me encuentro entrenando para retomar mis tiempos en 21k, pero una invitación de Corredor Promedio adelanta mi regreso al circuito planificado para julio.

No estoy tan preparada, pero pienso que al menos me servirá para sumar kilómetros.

Acercándose la hora me pongo nerviosa. Es una carrera que me gusta bastante, pero es dura y me falta entrenamiento. En el lugar todo sigue como siempre. Ambiente cálido donde todo el mundo se saluda y se conoce. Donde se da la bienvenida a los que desafían la ruta por primera vez y a los que regresan año tras año.

Parto lento, atrás, sin apurarme. Voy  animada, a pesar del tiempo que ha pasado noto que recuerdo la ruta y tras los primeros kilómetros de calentamiento puedo acelerar el paso. Me mido, pero apuro el trote, la adrenalina de la competencia hace lo suyo, y comienzo a adelantar corredores.

La ruta por el cerro es bastante cómoda, subo y bajo a paso enérgico, pero sé que la parte más dura será volver a la carretera, además el sol comienza a pegar fuerte.

Llego al puesto de agua bien entera, es el km 15. Sólo ahí hago una pausa breve para tragar un gel con un poco de agua. Reanudo el trote conversando con otra corredora un par de minutos y luego, con renovadas energías me adelanto. Troto con fuerza y manteniendo el ritmo, falta poco para completar 21k y de ahí en adelante será nuevo. Llevo 8 meses de regreso y aún no he podido pasar ese límite.

Estoy cansada porque voy forzando el ritmo, pero de buen ánimo, pensando en que falta poco y todavía me siento bien. Dos kilómetros más adelante noto que adelanté mis conclusiones, en el kilómetro 24 siento decaer mis energías y bajo drásticamente la velocidad. Cuando trato de acelerar, noto que mis piernas están rendidas y sé que no alcanzaré a cumplir la meta de tiempo que me había propuesto.

Llego a la etapa final, en la entrada de tierra, absolutamente agotada, segura que subestimé la dificultad de esta Vuelta. Ya en el ripio, me duelen los pies solo con tocar el suelo.

Miro hacia atrás y veo que no viene nadie cerca. Decido hacer el último esfuerzo para apurar la llegada. Los autos pasan y me llenan de polvo.

Cerca de la meta escucho mi nombre y sonrío. De todos modos es mi primera carrera larga desde el retorno y luego de completar noto que me siento bastante bien, nada que unos masajes dispuestos en la meta no puedan solucionar.

Cuando salen los resultados, y para mi sorpresa, noto que he alcanzado a llegar 3° en mi categoría, así que todo el esfuerzo que me llevó completar tiene su dulce recompensa arriba del podio.

Si bien me gusta correr por sobre las medallas y los premios, luego de un año fuera, resulta una excelente motivación. También descubrir que tras lo lento que me ha parecido el regreso, al fin mi cuerpo vuelve a adaptarse a los ritmos de carrera.

Ahora ya puedo decir que ¡Estoy de regreso! así que ¡Vamos por más!

 

Jessica Medina Marabolí – Socia Andesteam